El consignatario está tomando cada vez más importancia en el transporte de mercancías por mar debido a las facilidades que supone su figura en las transacciones y transporte, pero ¿sabes realmente qué es un consignatario? Hoy te lo explicamos en nuestro blog.

Un consignatario tiene muchos significados, así como diferentes acepciones, sin embargo, si nos ceñimos al sector aduanero, podemos afirmar que es aquella persona o empresa, que recibe las mercancías de un tercero denominado consignante, y si logra introducir dicha mercancía en el mercado recibe una comisión por los servicios prestados.

Así mismo, en las operaciones de comercio internacional el consignatario tiene una gran responsabilidad ya que no solo se encarga de la mercancía en su destino, sino que aparece como persona física responsable, también puede ser jurídica, en los propios documentos del transporte por lo que tiene la tutela de lo transportado a efectos aduaneros, pero sin propiedad legal de estos.

Según la legislación española, el consignatario es aquella persona representante del buque, que por cuenta del armador o del propio naviero, será la responsable de llevar las gestiones necesarias para el despacho del buque en el puerto.

Consignatario en comercio internacional

Existen una serie de condiciones que deben de tener en cuenta tanto el consignatario como el consignado a la hora de realizar la expedición de las mercancías para preservar el buen funcionamiento comercial y establecer unas correctas bases jurídicas:

  1. El consignatario es quien forzosamente debe recibir el envío, bajo ninguna excepción podrá ser otra persona la encargada de dicha recepción.
  2. Se debe dejar constancia de manera objetiva y fehaciente el contenido del envío.
  3. El destinatario, es decir el consignatario, será el encargado de llevar a cabo las declaraciones de aduanas, así como de abonar los impuestos que conlleve el envío.
  4. En el hipotético caso de que el consignatario no cumpliese con las obligaciones acordadas, el expedidor o consignado podrá llevar a cabo acciones legales y recuperar sus bienes.

Funciones y obligaciones del consignatario

Para que el anterior punto número 4 no se lleve a cabo, el consignatario debe realizar una serie de funciones imprescindibles para el buen desarrollo de la actividad comercial, que procedemos a redactar a continuación:

  1. El consignatario tiene la obligación y deber de gestionar y tramitar todos aquellos permisos y documentación necesaria en la aduana portuaria correspondiente.
  2. Llevar a cabo la Organización y coordinación de las diferentes actividades que realizan los estibadores portuarios.
  3. Gestionar los servicios necesarios del buque para que se puede llevar a cabo el transporte eficiente, así como reparaciones y mantenimiento.
  4. En caso necesario, también sería responsable de asistir al capitán del buque para contactar con la capitanía marítima correspondiente.

 

Esperamos que con este post se haya podido entender a grandes rasgos que es un consignatario, así como las funciones y obligaciones que tiene.