Diariamente, llegan al Puerto de Algeciras mercancías denominadas como peligrosas, de la misma forma se exportan a otros países y continentes por vía marítima o se importan. Gestionar este tipo de mercancía requiere de una serie de conocimientos, seguir un estricto protocolo y disponer de las autorizaciones de las diferentes partes implicadas en el proceso.

En PARTIDA contamos en nuestro equipo con el personal cualificado como Operador de Muelle para Mercancías Peligrosas para gestionar estas operaciones y asesorar a nuestros clientes.

¿Qué se denomina como mercancía peligrosa?

Es denominada como mercancía peligrosa cualquier sustancia o material que pone en riesgo la salud y la seguridad de quienes la manejan, causar graves daños en el medio ambiente, y que puedan dañar la propiedad en la que es transportada.

Por ley, toda mercancía peligrosa debe de estar declarada como tal y embarcar bajo autorización previa de la Autoridad Portuaria. Es responsabilidad del consignatario de la mercancía de aportar la documentación requerida para la tramitación de dicha autorización.

No declarar el transporte maritimo de mercancía peligrosa puede conllevar sancciones además del riesgo que esto supone para la seguridad de la tripulación del buque, los eventuales pasajerosy las mercancías ajenas.

De ahí la gran responsabilidad que asume PARTIDA, cuando ha de regular el transporte de mercancías peligrosas.

¿Qué tipos de mercancías peligrosas existen?

Existen nueve tipologías de mercancías peligrosas, no obstante, desde PARTIDA siempre aconsejamos a nuestros clientes solicitar una MSDS(material safety data sheet) o ficha de seguridad del producto al proveedor o fabricante de éste, de esta forma se puede saber con seguridad si los productos a importar o exportar están dentro de dicha categoría.Una mercancía puede no estar sometida al código ADR pero sí al código IMDG.

Además es obligatorio aportarla para solicitar la autorización de entrada al puerto y embarque en caso der considerada como mercanía peligrosa.

La mercancía peligrosa es clasificada de acuerdo con los criterios de riesgo establecidos por el Subcomité de Expertos de las Naciones Unidas:

  1. Explosivos
  2. Gases
  3. Líquidos Inflamables
  4. Sólidos Inflamables
  5. Peróxidos orgánicos y sustancias comburentes
  6. Sustancias infecciosas y tóxicas
  7. Sustancias radiactivas
  8. Sustancias corrosivas
  9. Objetos y sustancias que muestren diversos peligros

Regulación del transporte de mercancías peligrosas:

Según el medio en el que se transporten dichas mercancías existen códigos que lo rigen:

  • Acuerdo ADR para el transporte por carretera
  • ADN para el transporte por las vías navegables
  • IAT para el transporte por vía aera
  • RID para el transporte por ferrocarril
  • IMDG para el transporte marítimo

En nuestro caso, dependemos del código IMDG (Código Marítimo Internacional de Mercancías Peligrosas) para el transporte maritimo que lleva más restricciones que el código ADR para el transporte por carretera.

Qué se debe tener en cuenta al transportar mercancías peligrosas?

Solo durante el 2018 fueron transportadas en España 6 millones de toneladas de mercancía peligrosa, por lo que es indispensable asegurar mediante la documentación exigida y el embalaje del producto que todo cumpla con los requisitos para que no provoque ninguna situación de riesgo.

Para las mercancías de esta índole que van a ser transportadas por vía marítima en PARTIDA revisamos:

  • Documentación: la declaración multimodal, las fichas de seguridad y los certificados de cisternas si procede, exigidos para la tramitación de la autorización de entrada al puerto y embarque o descarga, así como la documentación necesaria al despacho de la mercancía.
  • Etiquetado del medio de transporte: debe estar colocado de forma visible, y por supuesto que sea el que corresponde con sus productos.

Si quiere exportar o importar mercancía peligrosa a través de los puertos de Algeciras y/o Motril, contacte con PARTIDA. Podemos asesorar en la manera correcta de gestionar estas operaciones, informar de los requisitos (segregación, etiquetado, protocolos de seguridad…etc), y tramitar los procedimientos aduaneros con el fin de entregar la mercancía en destino, evitando retrasos y costes adicionales.