El Brexit supone la ruptura de las libres exportaciones de mercancías al Reino Unido y la vuelta del SOIVRE y los trámites aduaneros. El profesional Fernando Partida de Partida Logistics facilita una serie de pasos a ejecutar.

Será a primeros de noviembre cuando el Reino Unido dejará de ser país de la Unión Europea. Y será el uno de noviembre cuando vuelvan las aduanas y los trámites aduaneros como hace 20 años.

España introduce en el Reino Unido una media de 3.000 camiones diarios de productos frescos, una carga de trabajo alta para las no acostumbradas aduanas británicas.

“La primera medida que debe tomar un exportador español es contactar con su cliente en el Reino Unido para saber si está preparado para el nuevo escenario de importación de mercancías”, señaló Fernando Partida, director general de Partida Logistics en el acto de presentación del EU Retail de la revista F&H el pasado 27 de Septiembre en Almería.

Y es que no todo el mundo está preparado ya que “es un problema para los propios agentes aduaneros del Reino Unido que desconocen aún lo que va a pasar”, adelante Partida.

Para tomar posiciones, los antiguos aduaneros de la plataforma de Saint Charles, ya cuentan con delegaciones en Biarritz para dar el servicio que se daba hace 20 años.

“Un exportador español que opere con el Reino Unido deberá aportar la misma documentación y aduana que si exportase frutas y hortalizas a Canadá o a Indonesia”, remarcó claramente el ejecutivo de Partida Logistics.

VUELVE EL SOIVRE

Una de las primeras medidas en España es la vuelta del negociado del SOIVRE en las operaciones con el Reino Unido y del Servicio de Aduanas con ese horario de 08:00 horas hasta las 15:00 horas.

Esta limitación horaria supone que “se acabó de expedir mercancías a las 04:00 de la mañana como han estado haciendo los exportadores de fresa con dirección al Reino Unido”, remarcó Partida.

Es uno de los problemas de los primeros días del Brexit: la avalancha de solicitudes en las oficinas del SOIVRE y “el problema de colapso que se puede producir”, aseveró el profesional aduanero.

EL LAME

Una de las soluciones a las que pueden acudir los exportadores es la creación de un LAME. Son los locales de almacenamiento de mercancías para la exportación que una empresa puede crear en sus propias instalaciones con su propio producto para ganar tiempo en el proceso aduanero.

Esta iniciativa privada aduanera tiene que estar autorizada por la administración y nunca puede estar a menos de 25 kilómetros de la aduana.

Con el LAME “se gana tiempo, ya que es la propia empresa la que realiza trámites aduaneros”, apunta el profesional.

No obstante, el principal consejo que se le está dando a los exportadores es trabajar con antelación y sobre todos aquellas cargas que tengan grupaje y muchos destinos, ya que “las aduanas inglesas deben estar preparadas para manejar toda la información y cuanto más destinos en las islas, hay que facilitar mas información”, desvela Fernando Partida.

EL OEA

Otra opción es recurrir a los Operadores Económicos Autorizados, basado en la colaboración entre aduanas y empresas introducido por la Organización Mundial de Aduanas.

El Operador Económico Autorizado es “un operador económico a quien, en el contexto de sus operaciones aduaneras, se considera fiable en todo el territorio de la UE y al que le asiste al derecho a disfrutar de diversas ventajas en toda la UE”, recordó Partida.