Cuando una empresa tiene más de 90 años de experiencia, suele saber a lo que se enfrenta y se puede adelantar a los acontecimientos. Sin embargo, en el sector del transitario y del agente de aduanas, el trabajo diario puede depender de múltiples factores. Y en el transporte de frutas y verduras más. Pero lo más importante es el servicio al cliente. PARTIDA cuenta con un centenar de personas en su plantilla para atenderles de forma ágil y especializada.

El trabajo diario del agente de aduanas suele depender de la época del año. “Cada cosecha tiene su tiempo, nadie es capaz de producir el mismo producto todo el año. Lo importante es abastecer los mercados de los productos que los clientes finales demandan. Por ejemplo, nuestros clientes están comprando ahora en Sudamérica fruta que en España ahora no se cultiva”, explicó el Director General de PARTIDA, Fernando Partida.

La experiencia es un grado

En su día a día, los empleados de la compañía se sumergen en los trámites documentales para que la mercancía sea despachada y llegue a su destino lo antes posible. Los clientes suelen comenzar a enviar la documentación con un mínimo de 24 horas de antelación a la escala del barco al puerto: facturas, conocimientos de embarque, hora estimada de llegada del barco… Que servirá para avisar a los servicios paraduaneros de la llegada del contenedor.

El papel de PARTIDA será solicitar la inspección. Si procede, los funcionarios aplicarán los exámenes necesarios a la mercancía. Una vez la Administración da su visto bueno, PARTIDA, que está certificada como Operador Económico Autorizado (OEA), presenta los certificados ante Aduanas, a la que paga los impuestos necesarios antes de despachar y organizar el transporte hacia el destino.

PARTIDA ha logrado duplicar su volumen de trabajo en los últimos años. Por ello, ha aumentado su plantilla hasta el centenar de trabajadores, formados en la casa, para prestar el servicio más ágil y profesional a sus clientes.

“Tenemos el personal, pero en este negocio no sabemos cuándo llegará el trabajo. Dependemos de las cosechas, de la climatología, de un amplio abanico de variables. Pero nuestro deber es tener un equipo profesional y humano dimensionado para la carga de trabajo en cada momento. Esta ha sido nuestra política, y ya hemos superado los 90 años de trayectoria”, añadió Fernando Partida.