¿Qué son los Incoterms?

El transporte internacional tiene sus reglas. Y es interesante conocerlas a la hora de iniciar una operación de importación o exportación. Las reglas internacionales que regulan los contratos entre compradores y vendedores se llaman Incoterms, y PARTIDA quiere ofrecer en esta entrada de su blog unas nociones simples para conocer, a grandes rasgos, los tres Incoterms más utilizados en el transporte marítimo.

Los Incoterms son una recolección de términos internacionales que establecen quién asume la responsabilidad sobre la mercancía durante la cadena del transporte. Expertos de la Cámara de Comercio Internacional son quienes han recopilado las costumbres en 11 Incoterms, que se aplican fruto del acuerdo entre compradores y vendedores. FOB, CIF y Ex Works son los más comunes.

CIF

CIF viene de las siglas en inglés de Costo, Seguro y Flete. En este caso, la empresa vendedora entrega la mercancía a bordo del buque y debe contratar y pagar los costos, todos los trámites aduaneros y el flete hasta el puerto de destino. Sin embargo, el comprador asume el riesgo de pérdida o daño de la mercancía en el puerto de embarque. Por ello, el seguro lo contrata el vendedor, pero da derecho al comprador.

FOB

FOB viene de Free On Board. Bajo sus condiciones, los riesgos de pérdida o daño de la mercancía se traspasan al comprador en el momento en que la mercancía pasa la borda del buque. Y el comprador quien se hace cargo del flete, de la descarga en el puerto de destino, de los trámites aduaneros, de su precio de compra y del seguro. Es el Incoterm más utilizado en el transporte en contenedor.

EX WORKS

En este Incoterm, el vendedor se limita a poner la mercancía a disposición del comprador en la puerta de su almacén o de la fábrica. Es decir, se limita a la entrega, ni colabora en el transporte ni tramita documentación. Es el comprador quien asume los riesgos desde entonces.

Así, la documentación, la documentación para la exportación y cualquier gasto derivado de la gestión aduanera son todos pagados por el comprador, así como los gastos de transporte desde el punto de origen, al puerto, incluso el flete marítimo, y todos otros gastos en el destino. El vendedor es sólo responsable de embalar y tener la carga lista para que se la lleve el comprador.

2018-04-15T22:30:16+00:00